Miércoles 07/03/2018

ETIQUETA | hardware

Según Wikipedia, "Overclock" es un anglicismo de uso habitual en informática que literalmente significa "sobre el reloj". Es decir, aumentar la frecuencia del reloj.

Al aumentar la frecuencia de la CPU, GPU o cualquier otro elemento, se pretende conseguir unas prestaciones superiores, pero también se incrementa el consumo de corriente y el calor desprendido.

Si pretendemos hacer "overclocking" con la Raspberry Pi 3, es necesario disponer de una refrigeración adecuada y optar por unos valores razonables, con objeto de que su funcionamiento sea estable. (Para mejorar la refrigeración, puede leer esta reseña.)

Hay que tener en cuenta que el uso conjunto de ciertos parámetros provocan la perdida de la garantía, ya que afectan a la autoprotección de la placa. La Fundación Raspberry Pi es capaz de detectarlo porque activan un bit, en el SoC, de forma permanente.

La configuración de "Overclocking" que uso habitualmente es la siguiente:

arm_freq=1350
gpu_freq=500
sdram_freq=500
over_voltage=4

Para hacerla efectiva hay que editar el archivo /boot/config.txt con:

sudo leafpad /boot/config.txt

Y añadirla al final.

Esta configuración, tiene unos parámetros bastantes moderados y no presentan ningún riesgo para la placa, tampoco provocan la pérdida de la garantía proporcionando una mejora de velocidad superior al 10%, según las pruebas de rendimiento que he efectuado con Sysbench.

Nota: Si usted decide implementar esta configuración debe quedar claro que es exclusivamente bajo su responsabilidad. Lo aquí expuesto tiene como único objetivo divulgar las experiencias propias.

La totalidad de los parámetros ajustables, se pueden consultar en esta dirección perteneciente a la página oficial de la Raspberrypi.

§