Viernes 06/11/2015

ETIQUETAS | SEO | Informática | Internet

Tratar de simplificar algo tan complejo como el SEO (técnica para mejorar el posicionamiento en los buscadores), es algo muy osado. Sin embargo, en esta entrada, intentaré explicar de forma asequible cuales son sus principios básicos. Además, también espero satisfacer la curiosidad de mi hija que, últimamente, cuando me llama por teléfono, me pregunta más por estas cuestiones que por mi estado de salud.

Un poco de historia.

A mediados de los años noventa, si usted quería que un buscador indexara su página, tenía que ponerse en contacto con ellos para expresarle su deseo de que lo incluyeran en el índice. A partir de este primer paso, un grupo de personas físicas, (empleados del buscador), estudiaba la importancia de la página y le asignaba un puesto en el listado de las búsquedas. Con la llegada de Google y la proliferación de los “bots”, se acabó automatizando por completo este proceso, dando lugar a que los usuarios empezaran a utilizar técnicas con objeto de mejorar su posicionamiento. Estas técnicas se conocen como SEO (Search Engine Optimization).

¿Qué son los “bots”?

“Bot” es una aféresis de “robot” que ha perdido la sílaba “ro” inicial. Son unos programas que escudriñan la red buscando y catalogando páginas. También los llaman “spiders” (arañas), por analogía con las arañas que, al igual que ellos, andan por las redes (las telarañas) a la busca y captura de sus presas. Como puede ver, por sus expresiones, los informáticos son unos “frikis” de mucho cuidado.

¿Qué es el SEO?

El SEO (Search Engine Optimization) engloba un conjunto de técnicas que tienen como objetivo facilitarle el trabajo a los bots y causarles “buena impresión” para que nos cataloguen lo mejor posible.

Los procedimientos empleados para mejorar el SEO son de tres tipos:

-Redaccionales.
-Técnicos.
-De marketing.

Procedimientos redaccionales.

Los procedimientos redaccionales son los más básicos y están al alcance de todo el mundo. Para usarlos no hace falta tener conocimientos de programación . Por medio de la redacción podemos aportarle a los bots mucha información.

Algunas cuestiones básicas, a tener en cuenta en la redacción, son las siguientes:

Antes de redactar cualquier entrada o artículo se debe pensar cuales son las palabras claves por las que queremos que nos localicen, con objeto de resaltarlas para que los bots las identifiquen.
Un bot le da una especial relevancia al título de un artículo, por lo tanto, la palabra clave, debe de estar incluida en el título y, si es posible, en primer lugar.
Por ejemplo, en un blog de gastronomía que publique una receta de paella, un mal titulo seria: “Una comida típica española”. Ya que la palabra clave, “paella”, no está incluida en el título. Un buen título sería: “La paella: Una comida típica española” porque incluye la palabra clave y, además, está en primer lugar.
Otra práctica importante para definir las palabras claves es ponerlas en negrita. Los bots consideran que lo que está en negrita o subrayado es mas importante que el texto normal.
La longitud de una redacción también es una cuestión que se debe tener en cuenta. Un artículo largo está mejor valorado que uno corto. Google considera que a partir de las 300 palabras debe considerarse un artículo “serio”, importante. Las entradas muy cortas las considera trivialidades propias de las redes sociales.
Hacer entradas largas no quiere decir que no se sea conciso. Ser conciso es algo muy importante en internet, a nadie le gusta perder el tiempo. Pero ¿Cómo mide Google el grado de concisión de un artículo? Existen muchos métodos basados en el número de verbos, adjetivos, sustantivos, etc. y arrojan un índice que usan los bots en sus rutinas.
Bueno… y del aspecto negativo que causan las faltas de ortografía, ni siquiera merece la pena hablar. Yo no estoy muy ducho en gramática y siempre repaso varias veces lo que escribo. Aún así, cometo algunas faltas ortográficas y semánticas imperdonables.
En definitiva, una buena redacción, concisa y con las palabras claves resaltadas, facilita la indexación y proporciona una buena puntuación para el posicionamiento.

Procedimientos técnicos:

Son los que usan el código de programación (HTML, XML, etc.) para sus propósitos. Estos procedimientos no se ven a simple vista. Existen etiquetas de HTML “metatags” diseñadas expresamente para informar a los bots de las palabras claves, el contenido de la página, temas que suele tratar el sitio, su autor, etc. Incluso existen archivos externos que especifican las páginas que el robot debe indexar y las que no, bien porque sean páginas de prueba, plantillas o directorios con material de trabajo. Los archivos a los que me refiero son "robots.txt" y "sitemap". Aquí puede ver el "robots.txt" de este sitio y aquí el "sitemap". Como puede comprobar son archivos escritos para ser leídos por robots y no por personas.
Otro aspecto técnico importante es que la página se cargue con rapidez y que su código sea correcto, de acuerdo con los estándares. Las páginas pesadas y mal confeccionadas, son penalizadas por Google. Ellos consideran que la profesionalidad del sitio está ligada a la calidad de lo expuesto.
Son muchas las cuestiones técnicas a tener en cuenta, como no tener contenido duplicado, una accesibilidad suficiente, etc. La lista es bastante extensa, pero creo que con lo expuesto puede comprenderse con facilidad lo que engloban los procedimientos técnicos.

Procedimientos de marketing.

Los procedimientos o técnicas de marketing abarcan cuestiones como la propaganda del sitio en otros medios, (prensa digital, redes sociales, etc.), el estudio de la competencia con objeto de tratar de superarlos y muchas otras cuestiones de aspectos comerciales. Pero, además, contempla el sistema más eficaz que existe para estar bien situado en las búsquedas. Pagar por un buen posicionamiento. Es decir, ponerse en contacto con Google y pagarle por aparecer en los primeros puestos. No me negará usted que es el sistema más eficaz de todos. Estas técnicas también son llamadas SEM (Search Engine Marketing)

El “PageRank”.

El “PageRank” es un algoritmo patentado por Google que detecta la importancia de una página dependiendo de lo enlazada que está. Cuanto más sitios externos tengan enlaces que apunten a dicha página, mejor será su posicionamiento. Tiene una fórmula bastante complicada (puede verla aquí), ya que no todos los enlaces valen igual. Hace unos años era "la piedra filosofal del SEO", pero poco a poco ha ido perdiendo peso en beneficio de métodos como los descritos anteriormente.
En definitiva, el PageRank mide la popularidad de un sitio en la red.

Las trampas.

¿Es posible hacer trampas para mejorar el posicionamiento? Pues, sí. Pero en Andalucía decimos que: “Las mentiras tienen las patas muy cortas” Máxime si tratas de engañar a Google.
Entre las más habituales está la venta de enlaces. Existe una verdadera mafia alrededor de esta actividad, pero tarde o temprano Google descubrirá el engaño y penalizará el sitio. En este enlace de la Wikipedia puede usted consultar algunas de estas penalizaciones.

Conclusión.

El SEO es una cuestión muy importante para una página comercial. Mi consejo es ponerse en manos de un profesional y planificarlo todo antes de tener la página en funcionamiento. Si lo hace usted al revés, primero la página y luego el SEO, corre el riesgo de que la valoración inicial de los buscadores no sea bastante buena y luego tarden en mejorarla.
Pero si es usted un aficionado, como yo, y tiene un sitio web o un blog como "hobby", lo mejor es hacer las cosas uno mismo, investigar y experimentar. Seguro que aprenderá y se divertirá.

En esta entrada, me he extendido algo más de lo habitual. Espero, con ello, haber conseguido lo que pretendía. Ofrecer una visión general del SEO entendible.

twittear o compartir en Facebook


§